>(Ensayo) El pluralismo en Ecuador: Una amenaza para la estabilidad

>

Según Carl Schmitt, para asegurar el orden y la estabilidad de un Estado, es necesario el establecimiento de una dictadura, que represente los intereses de una población homogénea. En el caso de una población heterogénea, la diversidad de intereses -si estos son reconocidos como válidos- obstaculiza el ejercicio efectivo del poder por parte del soberano. Así, la única pluralidad posible la basada en la existencia de una serie de estados, heterogéneos entre sí, pero homogéneos a lo interno y, de esta forma, verdaderamente soberanos. La sociedad ecuatoriana es una sociedad plural, y es precisamente el reconocimiento de esa pluralidad la que ha derivado en la inestabilidad de su sistema político. Esto resulta evidente al observar la historia de los partidos políticos ecuatorianos, pues esta nos señala que cada vez que un nuevo actor político es incluido, surgen una serie de nuevos partidos políticos. La inestabilidad política de ecuador está relacionada de manera estrecha con la contradicción la existencia de un sistema presidencialista de representación nacional y un sistema de partidos políticos sumamente flexible y fraccionado. A más partidos políticos, más fraccionamiento en el parlamento y menos posibilidad de soporte para las políticas públicas impulsadas desde el Ejecutivo.

En los años iniciales del régimen de partidos políticos en Ecuador (1830-1880), existían solamente dos partidos “polares”, el Conservador y el Liberal, y uno “moderado”, el Progresista. Estos partidos respondían a los intereses conciliables de dos grupos oligárquicos. De hecho, si el Partido Liberal estaba conformado para responder a los intereses de la burguesía textil y financiera de la época, esta estaba ligada estrechamente a la vieja oligarquía terrateniente, representada por el partido liberal. [1] La deliberación política estaba sumamente restringida, y la mayoría de quienes participaban políticamente lo hacían en calidad de clientes de los caciques locales, en su mayoría, terratenientes. La falta de un verdadero debate político garantizaba la estabilidad. Aún así, este sistema de clientelismo y patronazgo era sumamente excluyente. No se excluía solamente a los “clientes”, sino que existía una gran cantidad de ecuatorianos que no participaba políticamente, ni en calidad de clientes ni en calidad de patrones. De hecho, hasta 1948, el padrón electoral ecuatoriano nunca incluyó a más del 9% de la población. (Vela Puga, 4)

A principios del siglo XX, comienzan a surgir en Ecuador una serie de nuevos colectivos sociales, que incluyen a capas medias urbanas empobrecidas. Esto dio origen al surgimiento del populista Movimiento Velasquista, que contribuyó entonces a la inserción de esas capas medias en el sistema político. A partir de este momento, el sistema político ecuatoriano dio un vuelco hacia la inestabilidad. Se sucedieron 4 presidentes en un período de 10 años (1935-1945), se promulgaron dos constituciones en un espacio de dos años (1945 y 1946) y, a partir de 1948, surgieron dos nuevos partidos. Para 1951, el espectro de partidos políticos se había ampliado: Además del PC, el PL y el PP, existían el Movimiento Velasquista, Concentración de Fuerzas Populares (CFP) y Partido Social Cristiano (PSC). Este período fue sucedido por una serie de dictaduras y reinstauraciones democráticas hasta que, en 1973, con el último derrocamiento de Velasco, inicia un período dictatorial durante el cual se conformaron algunos de los partidos políticos más prominentes del Ecuador. Estos partidos, surgidos de sucesivas escisiones del PL fueron Izquierda Democrática (ID), de tendencia socialdemócrata, Frente Radical Alfarista (FRA), de tendencia liberal radical, Partido Demócrata (PD), de tendencia liberal modernizada. (Vela Puga, 5 y 6) Con esto, empezó el debilitamiento de los dos partidos tradicionales.

Con la restauración de la democracia en 1978-1979, se integran a la vida política una serie de nuevos actores que incluyen a los jóvenes, las mujeres, y las clases medias y bajas urbanas, así como a los indígenas ecuatorianos. Vela Puga nos dice que fue precisamente la incapacidad de responder a las demandas de estos grupos lo que hizo desaparecer a los dos partidos tradicionales, el PL y el PC. Freidenberg nos dice entonces que mucha de inestabilidad del sistema político ecuatoriano se debe a los distintos cleavages que se superponen al interés nacional. (Freidenberg, 2) Estos incluyen tanto las fracturas regionales, a las que se refiere específicamente como causas de inestabilidad, y las fracturas étnicas, que no desarrolla. A mi criterio, la fractura étnica es también causa de inestabilidad. De hecho, los indígenas se ven insertos como colectivo político en el sistema de partidos políticos a través del Movimiento Plurinacional Patchakutik a partir de 1995. Esta inserción de un nuevo actor viene a fracturar aún más el sistema de partidos políticos, pues COPEI, base social de Patchakutik, puede actuar como un partido más, sin necesidad de integrar sus intereses con los de alguna otra organización. Ahora en Ecuador existe un grupo social numeroso (los indígenas) que hoy se asume como un actor político separado de los otros, con intereses muy particulares. En 1996 (un año después, para más señas) queda vedada a los partidos políticos la formación de coaliciones. Esta prohibición tiene como intención asegurar la inclusión de la mayor cantidad de sectores sociales en el sistema de partidos políticos. La prohibición de las alianzas tendrá como consecuencia que cualquier disidencia dentro del Patchakutik se tenga la posibilidad de convertirse en un cisma, como ha pasado de manera general con los partidos políticos ecuatorianos desde que entró en vigencia la norma, dando lugar así al surgimiento de nuevas organizaciones políticas con intereses también particulares.

Hoy por hoy existen al menos 39 organizaciones políticas en Ecuador, y el sistema continúa siendo presidencialista. La inclusión de nuevos actores a la vida política puede considerarse algo justo y moralmente correcto; pero es precisamente la inclusión, el reconocimiento de la pluralidad, lo que hace Ecuador un Estado tan inestable.

Bibliografía

VELA PUGA, Alexandra. Regulación Jurídica de los partidos políticos en Ecuador. Publicado por International Institute for Democracy and Electoral Asístanse (IDEA). Disponible en http://www.idea.int/publications/lrpp/upload/Ecuador.pdf

FREIDENBERG, Flavia. Partidos y Ciudadanos vs. Caciques y clientes: un diagnóstico de la situación y algunas propuestas para superarla en Ecuador en Transparencia en la Reforma del Estado, Discusión sobre la Reforma Política. Ed. Andrea Ávila Jacomé. Quito: Abya Yala, 2006. Disponible en: http://works.bepress.com/flavia_freidenberg/28

Los Partidos Políticos en el Ecuador , en el Programa General del PCMLE. www.utc.edu.ec/DOCPORTALUTC/LOS%20PARTIDOS%20POLÍTICOS%20EN%20EL%20ECUADOR.doc

ORO TAPIA, Luis. Crítica de Carl Schmitt alliberalismo. En revista Estudios Públicos Nº 98, Santiago de Chile, otoño de 2005. es.geocities.com/sucellus24/3082.htm

[1] Los Partidos Políticos en el Ecuador , en el Programa General del PCMLE. http://www.utc.edu.ec/DOCPORTALUTC/LOS%20PARTIDOS%20POLÍTICOS%20EN%20EL%20ECUADOR.doc

Anuncios

4 comentarios en “>(Ensayo) El pluralismo en Ecuador: Una amenaza para la estabilidad

  1. >Si, los clivajes dividen o fragmentan no solo a la poblacion sino que se dispersan diferentes intereses y crea segun el contexto una inestabilidad. Lo que decias de más partidos políticos, más fraccionamiento en el parlamento y menos posibilidad de soporte para las políticas públicas impulsadas desde el Ejecutivo, es a lo que dominariamos en Ecuador la existencia de partidocaos que hace que de alguna manera se convoque al Estado debil por la paralizacion de las acciones de gobierno y un vacio de poder por la ausencia de un proyecto para la nacion ecuatoriana.

  2. >Siendo Ecuador un pais pluralista y multicultural asi como en Guatemala, hace mas dificil el encontrar un equilibrio para poder gobernar al apis. Es interesante ver como en una decada se han cambiado tantas veces a los representantes, la debilidad de los partidos crea inestabilidad y divide a la sociedad, lo cual no permiten un proyecto real para toda la sociedad

  3. >Es imporatnte apuntar hacia un proyecto real y con la participación de todos en donde se trabaje, se luche y se persiga un mismo objetivo a fin de alcanzar metas comunes en pro de la sociedad y no de la elite. mas aún en un psís con tanta diversidad, se debe trabajar por el equilibrio.

  4. >La verdad es que comparto la idea que en un país donde hay tanta diversidad se debe tratar de unificar criterios para beneficiar a la sociedad, debe existir un equilibrio, es comprensible que el el Ecuador los ciudadanos pierdan la credibilidad de los partidos politicos pero es por la inestabilidad al gobernar el país. Cabe resaltar que no es el único país que vive esta situación, la gran mayoría de paises latinoamericanos afronta esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s