>Los límites de la soberanía: de Schmitt a Agamben

>

Schmitt sobre la soberanía:

Schmitt hace una distinción entre los estados de normalidad y de excepción. El estado de normalidad es aquel en el cual el orden sociopolítico no se ve amenazado por cuestionamientos internos ni por presiones externas. El estado de excepción se define como una situación en la cual existe la posibilidad de perturbar el orden sociopolítico existente en un estado de normalidad. Esta amenaza de perturbación hace necesaria la suspensión del ordenamiento jurídico.

En base a lo anterior, Schmitt hace una crítica del liberalismo, especialmente en las nociones de “imperio de la ley” o “estado de derecho”. Según Schmitt, el liberalismo pretende atribuirle la soberanía a la Ley, lo cual es una falacia. La Ley por sí sola es incapaz de prever anormalidades, y en el caso en que una se dé (una guerra por ejemplo), se hace necesario transitar de un estado de normalidad a un estado de excepción. La cuestión primordial es entonces ¿cuándo se hace necesario el tránsito en cuestión? Quien toma la decisión de entrar en un estado de excepción está determinando qué exactamente constituye una anormalidad y por tanto, está determinando qué exactamente es lo “normal”. De esta forma, la soberanía no recae en el orden jurídico, sino en quien tiene la capacidad de alterar o suspender ese orden, es decir, decidir sobre la normalidad o anormalidad del orden político imperante en un momento determinado. Es por esto que Schmitt afirma que “el soberano está, al mismo tiempo, afuera y adentro del orden jurídico”. El ejercicio de la soberanía se reduce entonces a la opción entre el mantenimiento de una vieja normalidad, o el establecimiento de una nueva.

Con estos planteamientos, el Derecho no es para Schmitt más que una limitante para soberanía, un obstáculo para el gobernante. Para asegurar el orden y la estabilidad de un Estado, es necesario el establecimiento de una dictadura, que represente los intereses de una población homogénea. En el caso de una población heterogénea, la diversidad de intereses -si estos son reconocidos como válidos- obstaculiza el ejercicio efectivo del poder por parte del soberano. Así, la única pluralidad posible la basada en la existencia de una serie de estados, heterogéneos entre sí, pero homogéneos a lo interno y, de esta forma, verdaderamente soberanos. Es importante mencionar que Schmitt fue un teórico nazi.

Agamben y el estado de excepción

Agamben plantea la paradoja anterior en otros términos:

“el soberano, que está afuera del derecho, decide que no hay un afuera del derecho”.

Desde este punto de vista, el soberano, al suspender el orden jurídico, imposibilita la existencia de algo afuera del mismo, pues la norma se convierte en infinitamente discrecional. Agamben argumenta que la capacidad del soberano de romper el ordenamiento jurídico a discreción hace que la excepción se vuelva la norma.

Agamben sostiene que el sistema jurídico occidental se basa en la dualidad autocritaspotestas. El autocritas es el elemento de poder real, mientras que el potestas se refiere al deber ser. El potestas necesita del autocritas para realizarse de manera eficaz (como en el concepto weberiano del Estado, en donde este tiene el “monopolio del uso legítimo [potestas] de la fuerza [autocritas]), y el autocritas sólo se valida en tanto puede anular o validar el potestas. Desde la II Guerra Mundial, los Estados han recurrido cada vez más frecuentemente a los favores del autocritas, permitiendo que este modifique el orden jurídico según sea necesario. La necesidad de la unidad política dominante se convierte entonces en la única fuente de derecho.

Es decir, la normalidad se está convirtiendo en una serie de estados de excepción, que están falsamente “legalizados” por legislación del tipo del Patriot Act estadounidense. Con legislación de este tipo, y con la posibilidad de que esta se desarrolle, la esfera pública arrincona a la esfera privada hasta que estas se confunden, y el Estado tiene derechos cada vez más amplios sobre el individuo.

Fuentes

· http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2650418

· http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-090X2005000100024&script=sci_arttext

· www.uv.es/CEFD/15/Campderrich.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s