Democratización y crecimiento económico como resultado de variables análogas. Un análisis comparativo entre Douglas North y Guillermo O’Donnell

El presente ensayo aborda el aporte teórico y metodológico de Guillermo O’Donnell sobre la relación entre institucionalidad informal, institucionalidad formal y consolidación de las nuevas poliarquías,, comparando su planteamiento con la explicación de Douglas North sobre la influencia de la institucionalidad en crecimiento económico. Se comparan ambos planteamientos sobre las variables de instituciones informales e instituciones formales, y la manera en que estas condicionan el resultado del crecimiento económico en North, y la consolidación de las poliarquías en O’Donnell. Como conclusión, se evalúa la posibilidad de utilizar la explicación de North sobre el crecimiento económico para complementar el planteamiento de O’Donnell sobre la poliarquía.
Guillermo O’Donnell, en Otra Institucionalización (1996) establece que para estudiar apropiadamente las poliarquías, y más específicamente su consolidación, es necesario tomar en cuenta tanto el grado de institucionalización formal (que, como regla general, es abordado cuando se estudia la consolidación de la democracia), como la existencia de instituciones no formales. Mientras que las instituciones formales son aquellas que están establecidas explícitamente en constituciones y legislación material, el concepto de institución informal se refiere a las pautas marcadas por el comportamiento recurrente de los individuos al relacionarse entre ellos y con las instituciones. (O’Donnell, 1996: 320)  Estas últimas no necesariamente se reflejan en –y a veces contradicen- las reglas formales. En este sentido, O’Donnell identifica dos factores que condicionan la consolidación de una poliarquía. El primero se refiere a la institución formal de las elecciones –cuyo indicador es el carácter intertemporal de las mismas-, y el segundo se refiere a una institución informal: el particularismo, que el mismo O’Donnell define como: una amplia gama de relaciones colectivas dirigidas a la satisfacción del interés individual que no son universalizables y que típicamente abarcan “el patrimonialismo, la prebenda, el patronazgo, el nepotismo, el empreguismo, la corrupción y el amiguismo”. (Orozco, 2004, 14)
La definición que O’Donnell utiliza para el concepto de particularismo, y el carácter de variable determinante que le otorga en cuanto a la institucionalización de la poliarquía, coincide con la utilización del concepto de “intercambio personal” por Douglas North, en una entrevista llevada a cabo para la revista Perspectiva (2004), en donde el problema que ocupa a North no es la poliarquía, sino el crecimiento económico. North, sin embargo, establece dos variables determinantes para el crecimiento económico que resultan situadas de manera similar a las que usa O’Donnell para explicar la consolidación de la poliarquía. North explica el crecimiento económico a partir de la existencia de instituciones formales –menciona la necesidad de un sistema legal fuerte y estable (Perspectiva, 2004: 34), pero condiciona la efectividad de las instituciones formales al previo establecimiento de reglas informales que sirvan de apoyo a las primeras (Perspectiva, 2004: 32). Para el caso de América Latina, Douglas North afirma que el intercambio personal, definido como: una clase de estructura de intercambio político y económico, pero que sólo funciona dentro de los miembros de una familia, o en muy pequeños grupos sociales que se fortalecen dejando de lado muchos sectores de la población.” (Perspectiva, 2004: 32) ha impedido la conformación de instituciones adaptadas al contrario del intercambio impersonal, necesario para el crecimiento económico.
Los razonamientos de North y de O’Donnell son análogos. Ambos se plantean explicar el surgimiento de lo “deseable” –la poliarquía consolidada o el crecimiento económico-, a partir de la identificación de instituciones formales e informales. Las similitudes entre las variables independientes utilizadas por ambos teóricos son resaltables. Mientras que el particularismo en O’Donnell encuentra su analogía en el intercambio personal en Douglas North, el universalismo –contrario del particularismo, valor al que se supone aspiran las normas formales de la poliarquía- es análogo al intercambio impersonal. Sin embargo, existe una distinción significativa en las explicaciones que cada uno da a sus respectivos problemas.
Douglas North hace una relación causa-efecto entre el tipo de intercambio que se da en la sociedad, como institución informal, y la efectividad de las instituciones formales. De la efectividad de las instituciones formales, sustentada por la existencia de instituciones informales favorables, se derivaría el crecimiento económico. O’Donnell, en cambio, no establece una relación causa-efecto entre instituciones informales y formales, sino que menciona que las mismas coexisten, y no evalúa la efectividad de las instituciones formales, sino que sitúa el problema sobre la concordancia entre lo establecido en la legislación y prácticas políticacs reales. (O’Donnell, 1996: 320)  Sin embargo, esta diferencia está más relacionada con la naturaleza de los objetivos de los dos documentos utilizados, dado que mientras que North atiende las relaciones de causalidad en un problema económico empírico, O’Donnell busca realizar un aporte teórico y metodológico para el estudio de las nuevas poliarquías.
El reto entonces es establecer si el razonamiento de North es aplicable al problema planteado por O’Donnell; es decir, si puede establecerse una relación de causa y efecto entre el carácter universalista o particularista de las prácticas políticas regulares, la efectividad de las reglas formales, y la consolidación de la poliarquía. Si se acepta el planteamiento de O’Donnell sobre el carácter antagónico del particularismo para con el paquete institucional de la poliarquía, y la importancia que tiene para la misma la preservación de la frontera público privada, característica de las viejas poliarquías (O’Donnell, 1996: 322), entonces se estaría afirmando que el acercamiento de las prácticas políticas –instituciones informales- al universalismo, que dota a reglas formales –que son por definición universalistas- de contenido y efectividad, es una condicionante para la consolidación de la poliarquía.
Bibliografía
O’Donnell, Guillermo (1996) Otra Institucionalización. Artículo aparecido en Nueva Sociedad 180-181, Jul-Ago / Sep-Oct 2002, pp 311-332. Consultado en: http://www.nuso.org/upload/anexos/foro_461.pdf
Orozco, Wistano (2004)  Consolidación e infraestructura institucional de la democracia Ponencia presentada en el Seminario en Latinoamérica de Teoría Constitucional y Política (SELA) 2004.
Revista Perspectiva, edición No. 5. (2004) Entrevista a Douglas North: “Lo que se necesita en América Latina es crear instituciones que produzcan crecimiento”. Consultado en http://www.revistaperspectiva.com/archivos/revista/No%205/10_produzcan_crecimiento.pdf