Prioridades de la reforma electoral (II)

El financianciamiento privado actúa en contra de la democracia partidaria

El presidente Otto Pérez Molina anunció hace algunos días su respaldo a una eventual reforma electoral. Sin embargo, congruente con lo propuesto en su iniciativa de reforma constitucional, se enfoca en un tema poco relevante: la reducción del número de diputados. Aunque dicha propuesta es popular, no cuenta con respaldo técnico, y se desconoce qué efecto real tendría en el sistema político guatemalteco. Como mencioné la semana pasada, las reformas que podrían mejorar la calidad de la representación política en Guatemala tienen que ver con el financiamiento partidario, la organización interna de los partidos, y la capacidad del TSE de fiscalizar y controlarlos.

Para cumplir efectivamente su función de agregación y representación, es necesario que los partidos políticos se organicen democráticamente. Actualmente la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) otorga una capacidad de maniobra desproporcionada al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y al Secretario General, por lo que las decisiones en los partidos tienden a tomarse “de arriba hacia abajo”, de manera autoritaria, y no “de abajo hacia arriba”, de manera democrática. Esta es una de las causas principales de la fragmentación del sistema de partidos en Guatemala: Cuando un dirigente no ve sus intereses representados en el CEN, es común que deje el partido para formar (o adquirir) otro. Esta fragmentación es una de las causas de que en Guatemala haya un crecimiento descomunal en el número de organizaciones, que confunde y hastía a la ciudadanía, y desfigura la función representativa de los partidos. La ausencia de democracia interna también es causa de que los partidos sean presa fácil de grupos corporativos y mafiosos que, a través del financiamiento de campañas, convierten la política en un oscuro negocio.

Por esto, la próxima semana abordaré algunas iniciativas que buscan democratizar los partidos en Guatemala.

Publicada en el Diario de Centroamérica el 26 de junio de 2013