Guillén, Monzón, y la violencia en Guatemala

Image

Monzón, en el hospital. Foto: Prensa Libre

Recientemente muchos guatemaltecos nos conmovimos por el asesinato de Alejandro Guillén, estudiante de secundaria, quien murió tras pasar algunos días en el hospital, luego de haber recibido un disparo de Diego Armando Monzón, de 25 años, quien supuestamente le había robado el celular. Monzón, luego de disparar fue vapuleado por los compañeros de Guillén, y murió unos días antes que este.

El caso me recordó algo que pasó en enero de 2010 afuera de la Universidad Rafael Landívar. Tres presuntos asaltantes fueron vapuleados por una turba de estudiantes, muchos de ellos alcoholizados. Dos de las víctimas eran menores de edad. Uno, que murió en el hospital, tenía 11 años.

Los victimarios, estudiantes en ambos casos, fueron capaces de quitar una vida de manera sumamente cruel. Hechos de este tipo deben hacer que nos preguntemos seriamente acerca de las causas de la violencia en Guatemala, y la manera de enfrentarla. Tan indeseable y condenable es el asesinato de Guillén como el de Monzón, y ambos son abiertamente inmorales e ilegales.

Sin embargo, los lamentables hechos abrieron discusiones (en medios de comunicación y en espacios cotidianos, como sobremesas) acerca del robo de celulares y la manera de enfrentarlos, como si la única víctima fuera el estudiante asaltado, olvidando que hay otra víctima, el asaltante linchado. O como si el robo de celulares fuera el único detonante de violencia en Guatemala, obviando que este es un fenómeno reciente, probablemente coyuntural.

La discusión debe ser más amplia. ¿Qué pasa en esta sociedad, que hay tantos jóvenes dispuestos arrebatar, a veces sin remordimientos, la vida de sus semejantes?

¿Por qué en Guatemala hay una opinión tan generalizada que sostiene que unas vidas son más valiosas que otras? Preguntas así son las que debemos intentar responder, si en verdad pretendemos atacar con seriedad las causas reales de la violencia.

Publicada en el Diario de Centroamérica, el 30 de julio de 2013