Santa Cruz Barillas: ¿Para qué el Estado?

Image

Foto: Plaza Pública

En 2010, el PNUD abordó, en el Informe de Desarrollo Humano para Guatemala, la variable de densidad del Estado. Ésta intenta cuantificar la presencia estatal en el territorio. Además de lo cuantitativo, vale la pena analizar cuándo y de qué forma aparece el Estado en el territorio.

Si bien el Estado de Guatemala es paupérrimo, con el menor presupuesto (como porcentaje del PIB) de América Latina, lo cierto es que, para quienes habitamos en la capital, es una institución visible, casi omnipresente, incluso invasiva. Existe en forma de policías de tránsito, bases militares, hospitales, oficinas gubernamentales, o escuelas. Hace menos de veinte años lo podíamos ver en la forma de luz eléctrica, o en la posibilidad de hablar por teléfono. El Estado nos atormenta en la forma de camionetas 4X4 que trasladan escandalosamente a funcionarios y sus familias. De aquí que la ciudad de Guatemala sea el municipio con mayor densidad estatal, con un índice de 0.75.

El municipio de Santa Cruz Barillas tiene un índice de densidad del Estado de 0.18 (el máximo es 1, el mínimo es 0), apenas sobrepasando la cuarta parte de los municipios con menor presencia estatal. No obstante, el fin de semana fueron movilizados hacia ese municipio un gran número de antimotines. Hace un mes, el mismo Presidente de la República se trasladó a dicho municipio para, entre abucheos, intentar contribuir a mitigar el conflicto relacionado con la oposición de algunos pobladores a la instalación de la planta de la empresa Hidro Santa Cruz. El Estado hace acto de presencia en el lugar que había olvidado, con fusiles y bombas lacrimógenas, únicamente en el momento en que se amenaza la inversión de una transnacional española.

Visto así, al analizar los niveles de radicalización del conflicto en Santa Cruz Barillas, imagino que sus pobladores se preguntarán, como yo, cuál es la función real del Estado en Guatemala. ¿Para qué sirve? ¿A quién sirve? Tal vez en su respuesta encontremos la razón de la violencia.

Publicada en el Diario de Centroamérica el 02 de octubre de 2013

 

Anuncios